jueves, 28 de abril de 2016

Cultivando las raíces


Foto Humberto Isada Socarrás

El Conjunto Folklórico Nacional de Cuba celebrará el aniversario 54 de su fundación en el  Teatro Mella, sede de sus espectáculos teatrales, con una temporada que tendrá lugar los días seis, siete y ocho de Mayo, con un programa concierto que repondran los días doce, trece  y catorce del propio mes.

Los asistentes al Teatro Mella (Línea e/. A y B)  podrán disfrutar de un grupo de obras que  actualmente ocupan al Conjunto Folklórico Nacional, el más grande y añejo del país de entre las agrupaciones músico-danzarias que trabajan las expresiones más autóctonas de la cultura popular tradicional.

Las piezas serán asumidas por primeros bailarines de la compañía y jóvenes que se estrenan en esta temporada, además  por el formato musical que integran experimentados y jóvenes instrumentistas.

El programa que se presentará tendrá el siguiente orden: Tumba Francesa, Gagá, Danzón, Pilón, Cancionero tradicional, echa paca la rumba, Abakuá y Yoruba Iyessá.

El Conjunto Folklórico Nacional organiza, además, el Festival internacional de Folklor que tendrá lugar en el mes de Junio, de este año, manera en que comenzará las celebraciones por su aniversario 55 el siete de Mayo de 2017.

Para la ocasión se prevé la presencia, entre sus invitados internacionales, de la Folklorista y cantante Colombiana Totó la Momposina, el Grupo Ekobios de Cartagena y además, la participación de otras agrupaciones que cultivan el folklor en  Cuba.


sábado, 23 de abril de 2016

Gloria Rolando dialoga con su abuela


La reconocida cineasta cubana Gloria Rolando estrenará su más reciente documental Diálogo con mi abuela, una producción de  2016.

La realizadora tiene una vasta obra cinematográfica en la que se acerca a las raíces africanas y caribeñas de la cultura cubana, de la misma forma que  ha abordado importantes acontecimientos de la historia nacional, tal es el caso de la masacre de los Independientes de Color

En el 2014 Rolando estrenó Reembarque, material que  se concentra en el proceso de repatriación de los migrantes haitianos quienes fueron traídos como mano de obra barata para trabajar en la industria azucarera.

En Diálogo con mi abuela la cineasta trata su propia historia familiar a partir de la relación que tuviera con su abuela Inocencia Leonarda Armas y Abreu; un testimonio contado en primera persona que acerca al espectador a la vida cotidiana de las mujeres afro descendientes cubanas.

La principal herramienta para la concepción cinematográfica fue, según publica la autora en Afrocubaweb.com, es una grabación que realizara durante una conversación entre ambas en 1993

Diálogo con mi abuela, confiesa la cineasta en la publicación digital,  es un audiovisual donde mezclo el documental y algunos momentos de ficción. Un diálogo entre la realidad y la imaginación en el que participa la poesía de la vida cotidiana. 

La naturaleza (las flores, el bosque, las raíces de los árboles, la frondosa Ceiba, el mar, el cielo, el sol) también se integra al lenguaje porque cada elemento, juega su papel en la narración visual.

Diálogo con mi abuela se presentará el 25 de abril, en el cine Chaplin (23 e/10 y 12) como parte de las actividades por el Día de África a celebrarse el 25 de mayo

lunes, 18 de abril de 2016

Excelencia camagueyana en escenario habanero



De la Habana vengo, a la Habana voy, un acercamiento a los orígenes de la guajira flamenca en la música cubana,  fue el primer espectáculo presentado al público habanero por el Ballet Folklórico de Camaguey durante sus actuaciones en el Teatro Mella entre el viernes 15 y el domingo 17 de abril, como parte de las actividades por su primer cuarto de siglo. 
 
De la mano de la bailarina española Carolina Pozuelo, integrante de la prestigiosa Compañía Antonio Gades, llegó al emblemático escenario de la calle Línea una propuesta inspirada en una vivencia personal que la une a la Isla.

Nieta de un músico manzanillero, la artista europea se acercó a sus raíces con una peculiar forma expresada en una coreografía enriquecedora que mezcla ambas culturas, guiando un recorrido escénico en el que se imbrican la historia de la conformación de la cultura popular cubana con expresiones del flamenco español.

La compañía se despidió del público capitalino con Irradiando aché, título de su más reciente trabajo en el que fueron tocadas las más auténticas expresiones de la cultura cubana de matriz africana, tratadas con la mirada de los excelentes músicos y bailarines camagüeyanos, quienes se adueñaron del escenario con toques y cantos yorubas, arará y congo, manifestaciones que descorrieron el telón para dar paso a cantos espirituales, la trova tradicional y la habanera entre otros géneros que identifican a la nación cubana.

Un nuevo trabajo el Estudio Folklórico # 1, dejó por sentada la maestría de los integrantes de la tropa que lidera el clarinetista y coreógrafo Reinaldo Echemendía. El espectáculo  fue evaluado por conocedores del tema como clase magistral de folklore, logrando imbricar coros, sonoridades y rezos dedicados a los orishas.

Vale destacar lo sui géneris de la conformación musical del Ballet Folklórico de Camagüey: clarinete, flauta, contrabajo, guitarra, trompeta, saxofón, bongó y timbal logran una sonoridad única acompañando a los habituales instrumentos para un formato de su tipo, lo que les posibilita ejecutar un repertorio diferente dentro del universo de agrupaciones folklóricas del país.

sábado, 16 de abril de 2016

Hacer Revolución desde la cultura comunitaria



http://www.cubahora.cu/uploads/imagen/2015/03/03/muraleando-fotos.jpg
Proyecto Muraleando

En las comunidades cubanas se ponen en práctica un grupo de acciones que  con el propósito de satisfacer necesidades y expectativas de los diferentes grupos de edades en los barrios son lideradas por creadores de todas las manifestaciones del arte.

Diversificar y enriquecer la vida en los barrios es el principal cometido de proyectos y acciones comunitarias diseñados no solo para el entretenimiento, sino también para corregir conductas y actuares, educar desde el arte y contribuir a la formación de un mejor ser humano, desde sus propios espacios de convivencia.

Especial resulta la labor que varios artistas e intelectuales desarrollan en centros penitenciarios, espacios donde es doblemente imprescindible potenciar la cultura como herramienta que prepara a la población penal para su reinserción en la sociedad una vez cumplidas sus condenas.

Tan necesaria e importante estrategia es viabilizada por prestigiosos artistas que se reconocen como entes que reflejan la cultura que nace del pueblo quien es su verdadero protagonista y le imprimen el sentido de identidad y de tradición, además de identificar, disfrutar, reconocer y estimular el verdadero talento.

Sobrados ejemplos capitalinos de proyectos socioculturales comunitarios validan la tesis de que lo primero que hay que salvar es la cultura, por los que me atrevo a parafrasear al maestro Agustín Villafaña, exponente del vínculo de los profesionales de la plástica con el quehacer comunitario, quien aseveró en entrevista que los proyectos no son más que consultorios para el arte, para curar el alma y el espíritu.

La sonrisa y el agradecimiento de padres y niños involucrados en “Hijos de España en Luyanó”, liderado por el octogenario Manuel Valella, pintor naif español radicado en Cuba desde 1920 y entregado a salvar a familias disfuncionales desde la pintura, el asombro ante la destreza de los niños de la liseña “Vocal Clave de Sol”, las innumerables acciones que en Lawton realiza “Muraleando”, luego de recuperar un tanque de agua abandonado y convertirlo en una verdadera fábrica de arte.

Luego de ser parte de un bello proyecto de “La Colmenita" el cambio en las miradas y conductas de jóvenes estudiantes la Escuela de Formación Integral “José Martí” marcados por serias dificultades sociales y familias con complejas realidades,”, son solo ejemplos de que los proyectos y acciones culturales comunitarias son armas para preservar la nación y a sus hombres.

Cultura comunitaria, salvaguarda de la identidad



Los proyectos y acciones culturales comunitarias son iniciativas puestas en práctica desde instituciones o creadores con el propósito de contribuir al crecimiento espiritual de los miembros de las comunidades.
 
Varios son los ejemplos en la capital, de ellos sobresalen los habaneros Pensando en nos-otros y Quisicuaba, el primero liderado por Raciel Feria Isidora, artista de la plástica  y coordinador de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en el territorio.

Con sede en el Taller de Cerámica de la habanera calle San Lázaro, Pensando en nos-otros cuenta con la participación de reconocidas figuras del arte cubano, entre los que destaca el creador Agustín Villafaña, quien comentó para esta publicación: 

“…tengo la experiencia de trabajar en este proyecto desde hace más de quince años y me doy cuenta de que más emocionante que los nuevos descubrimientos de los niños, es la experiencia que transmiten los adultos, que llegan a la tercera edad con un caudal de vivencias que comparten en estos espacios, devenidos en expresión creativa del arte.

El papel de masificación de la cultura se materializa en estos espacios de socialización, donde el arte da respuesta a necesidades importantes que subsisten en la familia, en el barrio, siendo esta una vía para darles soluciones…”

Por otra parte en el Consejo Popular Los Sitios está enclavada la sede del proyecto Quisicuaba (del que me atrevo a decir es uno de los primeros en el país), fundado el doce de octubre de 1939 y actualmente liderado por el Doctor en medicina Enrique Alemán.

“Es importante recalcar que Quisicuaba es una institución religiosa viva, legal en Cuba que desde este lugar ha proyectado hacia la comunidad acciones no lucrativas de re inserción social que implican a todas las manifestaciones del arte, y que incluyen además trabajos de género, contra la  violencia, con la población penal, menesterosos y diambulantes de la ciudad.

Todo sustentado en el trabajo artístico, que es tal vez lo más conocido…”, apuntó el médico.

Pero no menos importantes en el entramado sociocultural capitalino son las acciones comunitarias, también pensadas para contribuir con el desarrollo de talentos en niños, jóvenes y adultos.

Ejemplo de ello es Kubasoy, protagonizada por jóvenes que desde la danza han imprimido a los pobladores del Municipio Diez de Octubre el ímpetu y la visión de su generación en temas relacionados con las expresiones de la cultura popular tradicional.

Su más reciente iniciativa, el espacio Teradance, la comentó Herson Fernández Machado, Ingeniero Informático y líder de Kubasoy:”…cada cuarto domingo de mes  estamos en la Casa de Cultura de Diez de Octubre (Calzada del Diez de Octubre esquina a Carmen), con una propuesta que trata de retomar elementos algo olvidados de la cultura popular cubana, principalmente desde la danza.

Allí hemos previsto acercarnos a los bailes que ya no están de moda (chachachá, mambo, pilón, etc), además de acercarnos a la salsa entre otros bailes no solo cubanos.

La Compañía nuestra protagonizará el espacio, pero también daremos espacios a otras iniciativas municipales para que tengan un espacio para presentar su trabajo, por lo que es una opción integradora”

Con el derecho que le da su experiencia como artista con una indiscutible incidencia comunitaria, el maestro Villafaña expuso su sentir en relación con la presencia de artistas y creadores en la labor comunitaria y expresó:

“Hoy me siento feliz al ver la cantidad de artistas y creadores vinculados a proyectos comunitarios, es muy gratificante ver la sonrisa de quienes lo reciben, de los familiares y vecinos y eso es lo mejor que se puede recibir.

Este es un aporte importante que da el sector en expresión de que estamos cumpliendo con el papel que le toca a la cultura de estos tiempos”