martes, 12 de diciembre de 2017

Daymé Arocena y Cubafonía irrumpen en La Habana




  
                                                                    Entrevista a la cantante Daymé Arocena

“Cubafonía” es el título de la tercera producción fonográfica de la cubana Daymé Arocena, una excelente vocalista ubicada en las más importantes nóminas de éxito en el mundo.

Ella presentará el disco en un concierto único fechado para este sábado 16 de diciembre, a las 8:30pm en el Teatro Mella (Línea y B), como parte de la jornada de Jazz que tiene lugar en el popular coliseo y sus áreas exteriores.

Sobre ese y otros temas dialogamos con la excelente jazzista.

“Cubafonía” es el título de la producción fonográfica con que llegarás a La Habana este 16 de diciembre. ¿Cuáles son las principales características de este volumen?

Esta presentación saldará una deuda con el público cubano, porque el volumen ya se conoce en el mundo.

El disco contiene once temas que serán interpretados en el concierto, siendo una bonita oportunidad para que el público de este país se conecte con lo que está pasando con mi vida artística.

Además será un momento especial para adquirir una copia, gracias a un esfuerzo realizado para que se pueda comercializar por una vez en el país, ya que no ha sido licenciado con los sellos discográficos cubanos

El disco forma parte de los archivos fonográficos del sello discográfico inglés Brownswood Recordings.  

¿Qué géneros aparecen recreados en el CD y quiénes son sus autores?

Los once temas son de mi autoría, como sucede con los dos volúmenes anteriores he enfocado mi labor profesional desde la creación y la interpretación.  Géneros autóctonos de Cuba son recreados en este volumen en correspondencia con el título que responde a la variedad sonora de la Isla.

Mambo, Cha cha cha, Changüí, Rumba, Tango-congo, Bolero, Guajira, aparecen fusionados con el Jazz, como todo lo que sale de mi creatividad ya que es ese el género que me ofrece más libertades.

Este es el tercer fonograma de tu autoría, cuáles fueron las anteriores.

El primer disco que grabé tiene por título “Nueva era”, es un volumen más cerca del World music, es muy relajado a pesar de lo improvisado y espontáneo de su concepción estuvo entre los cincuenta discos del año, según la NPR de Estados Unidos (National Public Recording).

La radio en el mundo, a diferencia de lo que sucede en Cuba, tiene un gran peso en la posición que alcanzan los temas, músicos y agrupaciones, y el que el público nos haya ubicado entre los más escuchados fue una agradable sorpresa.

“One takes” es el título del segundo fonograma, en él ninguno de sus temas es de mi autoría, todos fueron grabados para un documental sobre la Rumba hecho en Cuba.

Su título responde al hecho de que todos los temas fueron grabados de una sola toma,  este fue un disco más loco que el anterior, también espontáneo.

“Cubafonía” fue diferente, para éste disco nos tomamos cerca de año y medio, pasó por varias etapas y se grabó en diferentes países, primero en los estudios cubanos “Abdala”, con buenos arreglos de Gastón Joya, Emir Santa Cruz y míos.

Después fuimos a Los Ángeles a grabar las voces y la orquesta de cuerdas, y otra parte de la grabación se hizo en Londres, además de que realizamos dos mezclas distintas, en Estados Unidos e Inglaterra, se analizó y se evaluó la mejor mezcla para cada tema y la pasterización final se hizo en Londres.

A este largo trabajo se sumó una presentación previa a su salida, en Chile desde donde se llevó en una gira hasta Japón, y para el año próximo está prevista su presentación en Nueva Zelanda, sólo nos falta África para haber recorrido con él los cinco continentes.

¿Cuáles son los elementos que asemejan a los tres discos y cuáles los diferencian?

Similar es que tengan mi obra, incluso en “One Takes”, aunque no aparece ningún tema de mi autoría, si están mis ideas porque lo que hicimos fue reinventarnos temas que ya existían. De igual manera el proceso creativo cuando viene de una misma persona, trae implícita su impronta.

Pero al mismo tiempo cada uno tiene su propia identidad, “Nueva Era”, por ejemplo es un disco completamente acústico, en la percusión sólo tiene instrumentos de parches, a lo que se suman otros completamente acústicos.

“One Takes” es un trabajo más experimental, y “Cubafonía” es un proyecto más pensado, con un trabajo de fondo en el que interviene una orquesta de cuerdas.

¿Qué sucederá en el concierto del 16 de diciembre?

Estarán participando todos los muchachos cubanos que participaron en su grabación, en calidad de invitados especiales y como caso curioso el violinista Williams Roblejo sustituirá, en alguna medida a Miguel Ago Forison y a su orquesta, que no estarán en la presentación por razones obvias, a quien se sumarán dos chicas cantantes de Vocal Renacer, quienes nos harán los coros.

La primera vez que dialogamos fue en una entrevista radial, cuando dirigías la agrupación vocal Alami, cuánto has crecido hasta la fecha.

Debo comenzar diciendo que Alami creció mucho, lejos de desaparecer se fundió en un proyecto titulado Jane Bunnett and Maqueque, y su primer disco como Maqueque ganó el Juno al Mejor Disco de Jazz del año, y el segundo “Ogdara” está nominado actualmente al Grammy  Anglosajón 2018, lo que demuestra que no fue una idea fallida, lo que me hace feliz por la idea de pretender imponer la imagen de la cubana en el mundo del jazz.

Aunque actualmente defiendo mi carrera en solitario, soy parte de ambos proyectos discográficos junto a otras cubanas (Melvis Santa, Yusa y otras). Siento que Alami no se ha ido, siempre que haya cubanas con ganas de defender la música habrá Alami

Y en mi caso particular creo que también he crecido, o al menos me han crecido alas para andar sola por el mundo haciendo arte y defendiendo mi cubana, eso también se lo debo a esas amigas.





Un día para agasajar a quienes hacen arte



Cada catorce de diciembre, en Cuba, se celebra el Día del Trabajador de la Cultura, en recordación de Raúl Gómez García, joven luchador reconocido como el Poeta de la Generación del Centenario.
                                    
En fecha como esta los artistas y creadores son agasajados por la importante labor que realizan, y para este año las motivaciones aumentan, porque además del quehacer diario en la salvaguarda de la identidad cultural cubana, o en la creación contemporánea, se suman la labor encomiable en la recuperación de los daños ocasionados por los huracanes que azotaron el país en el pasado septiembre.

Artistas de todas las manifestaciones y procedencias, sin distinción entre aficionados y profesionales, participaron de manera conciente aportando su talento en función de aliviar el dolor por la pérdida, y esas son actitudes a reverenciar en este, su día.

De igual manera desde las Casas de Cultura, los teatros, el cine, desde la música, la danza, la literatura y las artes plásticas los creadores cubanos hacen revolución y defienden sus principios, en correspondencia con la definición que hiciera el Comandante en Jefe, de la cultura cubana, cuando la catalogó como Escudo y Espada de la nación.

 Los trabajadores de la cultura cubana son fieles exponentes de la vida y obra de una sociedad donde los sueños y fantasías tienen un lugar preponderante.

Muchas son las aristas del trabajo en este gremio, la música, las artes plásticas y escénicas, la literatura, la danza, el cine, la radio y la televisión son sólo algunas de las manifestaciones que agrupa.

Destacadas personalidades del mundo del audiovisual, la escena, el sonido u otros escenarios inciden en la espiritualidad de los cubanos y exponen al mundo el resultado de la enseñanza artística de la Isla.





jueves, 7 de diciembre de 2017

Vuelve Athanai a escenarios habaneros


Después de un ciclo que comenzó con el exitoso concierto “Athanai está en La Casa” en la Sala Che Guevara de Casa de las Américas en febrero del presente año, el músico y productor Athanai regresa a un escenario capitalino con un concierto único el próximo martes 12 de diciembre, a las 8.30pm en el Teatro Mella. 
 
En ese espectáculo, que se inscribe en el programa colateral de la 39 edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, Athanai guiará un recorrido sonoro por su obra de más de 20 años, en el que se incluirán los temas de sus álbumes Séptimo Cielo (1997) y Creando Milicia (2012), así como temas del disco Obligatorio  (2017), reedición de  “A Castro le gusta el rock” (2004), nominado al Cubadisco en 2017 en la Categoría Rock.  

Será un concierto único al que llegarán como invitados Haydée Milanés y Kelvis Ochoa quienes cantan los temas Falté y Todo, respectivamente, lanzados este año en los medios nacionales, además en la selecta nómina de invitados estarán David Blanco y Adrián Berazaín.

Hatanai es uno de los músicos cubanos contemporáneos más importantes entre los de su generación, reconocido por la manera singular de hacer la trova, el pop y el rock.

Vitrales de Rosa María de la Terga centran la atención en FIART 2017


A la memoria de la artesana Rosa María de la Terga, se dedica la XXI edición de la Feria Internacional de Artesanía (FIART), que por estos días se desarrolla en el habanero recinto de Pabexpo, su sede habitual.
 
Hasta el stand que recoge una muestra de su arte en vitral, llegamos para dialogar con su hijo Julio César Giner y uno de sus discípulos, Juan Carlos Fernández, quienes declararon que la obra de esta cubana estuvo signada por el uso del color y de los motivos cubanos, siendo un punto de giro en el arte que con el vidrio existía en el país antes de 1970.

Su alumno recordó la manera en que la maestra formaba a sus seguidores “Ella siempre tenía espacio para transmitir sus saberes, a su taller llegaban dos o tres muchachos interesados por la curiosidad y ella nos enseñaba cómo trabajar el vidrio, darle color y conformar una obra, yo soy el primero de sus alumnos.

Actualmente el grupo que lidera su hijo trabaja en la restauración de los vitrales del Capitolio de La Habana, una obra de encomiable importancia por su carácter patrimonial, a lo que se unen otros proyectos como la Casa y el Museo de Gobierno, donde comenzarán una vez terminado el primero, y compromisos con instituciones pertenecientes a la Oficina del Historiador de La Habana.

“La obra de mi madre, comentó Julio César, puede ser apreciada en la parte más antigua de la capital cubana, en el Hotel Raquel, la Droguería Sarrá, la perfumería 1791, la iglesia de Paula y el Hotel Los Frailes, entre otros espacios mantienen viva la obra de esta artista”.

Para contribuir a la perdurabilidad de la obra de Rosa María de la Terga sus discípulos ponen en práctica acciones: “…mantenemos su firma (una rosa al pie), los mismos colores en que ella se apoyaba para hacer su trabajo y su estilo de diseño, lo que no quiere decir que no hagamos piezas con temáticas moderna”.

 Al mayor aporte de esta artista, a la cultura cubana también se refirieron los entrevistados “…el rescate de los vitrales, un arte que se había perdido, ella tuvo la iniciativa de crear vitrales que se alejaron del clásico europeo.

Comenzó a trabajar con diseños y pinturas cubanas, de importantes artistas, dándole un sello de identidad nacional a ese arte que hasta entonces recreaba motivos algo alejados para nosotros…”.

Desde 1970 hasta su fallecimiento el 31 de marzo de 2017, la artista Rosa María de la Terga se erigió en paradigma del vitral cubano, obra a la que dan continuidad sus descendientes, a quienes agradecemos por la entrevista concedida a esta publicación.

Un premio por hacer arte



Luego de arduos años de trabajo, el ser reconocido con un Premio por la obra de la vida es, sin dudas, una gratificante motivación para continuar la obra, y ese es el caso del habanero escultor orfebre Jorge Luís Gil Rodríguez, quien recibió el agasajo de sus colegas al ser reconocido en la edición 21 de la Feria Internacional de Artesanía que hasta el venidero 17 de diciembre se desarrolla en el recinto ferial Pabexpo.
 
¿Qué significa para usted este Premio?

Cuando se da un premio de esta categoría, se han tenido muchas cosas en cuenta, de la misma manera que considero que hay muchos otros colegas que debieron recibirlo primero que yo, pero hay alguien muy cerca del cielo quiso que  yo fuera el elegido.

Agradezco mucho a todos los que me acompañaron en esta travesía desde Cuba hacia otros lugares, pero siempre regresando a este puerto carenas de San Cristóbal de La Habana donde he echado raíces profesionales y donde decidieron reconocerme con tal alta distinción.

¿En qué consiste su trabajo?

Soy escultor orfebre desde hace más de tres años, comencé con metales preciosos, como se hace tradicionalmente, pero desde hace 27 años aproximadamente, comencé a trabajar con el Titanio, un metal que no tiene antecedentes en este arte.

Pienso que he logrado algunas cosas, no lo suficiente porque cada mañana es un desafío, y a eso he entregado mi vida.

¿Qué aceptación ha tenido en el público s propuesta artesanal con el Titanio? 

No creo ser el más indicado para valorar ese tema, pero pienso que ha sido bien recibida sobre todo en los tiempos actuales, en que hay cierta confusión entre el arte y la artesanía, y lo que llega del primer mundo que no siempre n tiene la novedad y la calidad con que se vende, creo que un grupo de artistas, entre los que me cuento, hemos tomada lo iniciativa de demostrar cuánto de auténtico se puede hacer desde el tercer mundo al que pertenecemos.

¿Desempeña usted alguna labor comunitaria para formar nuevos artistas?

Aún no, ahora tengo un Estudio-Galería en La Habana Vieja, ubicado en la Calle Cuba e/ Amargura y Teniente Rey, que todavía no funciona de manera comunitaria, pero que de seguro disfrutaría mucho que los interesados lleguen con sus expectativas.

¿Qué nuevos desafíos trae este Premio para usted?

Te confieso que no trabajo para un premio, mi mayor reconocimiento está en ver mi obra caminando por las calles junto a alguien que las exhiba.

Continuaré trabajando como hasta ahora, en una entrega total al arte, hasta que alguien decida que ya no soy útil, y confieso que ojalá eso se demore muchísimo.

Este fin de semana, estreno mundial de Iyare-Mi en el Teatro Mella



Iyare mi (madre mía) es el título del estreno coreográfico que es este fin de semana verá la luz a cargo del Conjunto Folklórico Nacional de Cuba (CFNC), guiados por el creador Alberto Méndez.
 
Esta es la tercera versión de Rara Avis, una creación del propio Méndez que fuera estrenada por el Ballet Nacional de Cuba, para luego ser versionada por el Ballet de la Televisión Cubana.

La coreografía, que ahora se presentará en el Teatro Mella como parte de la temporada de la cincuentenaria institución,  muestra una mirada diferente del trabajo de sus bailarines, quienes se acercarán a tres deidades femeninas del panteón Yoruba, ahora desde la danza clásica, la folklórica y la moderna, lo que constituye un singular atractivo para no dejar de disfrutar de la puesta.

Las bailarinas Arasamys de la Caridad Pérez, Keyla Galarraga y Melba Betancourt son las solistas, ellas encarnan a Oshún, Yemayá y Obatalá, respectivamente y sobre sus experiencias con esta nueva forma de danzar para estas deidades comentaron sus experiencias: 

“Es un trabajo completamente diferente al que habitualmente hacemos, aunque estamos acostumbradas a danzar para las deidades del panteón Yoruba, lo hacemos desde la teatralización del folclor, pero ahora nos vemos obligadas a crecernos, para proyectarnos desde otras vertientes de la danza”, comentó Arasamy, quien conforma el elenco de la Compañía desde hace ocho años.

Parta Keyla lo más exigente han sido las cargadas poco habituales, en sus cuatro años dentro de la prestigiosa institución músico-danzaria “…en el folclor bailamos muy pegadas al suelo, y en esta coreografía nos vemos en ocasiones muy lejos de este, eso me hace sentir diferente y a la vez me demuestra que puedo hacer mucho más”.

Para Melba, la más experimentada del trío, con diez años en el CFNC, con ella reconoce la importancia del papel que hacen y agradece el haber sido escogidas por el maestro Méndez “…para nosotros como bailarinas es muy gratificante, nos abre nuevas perspectivas en el trabajo profesional, con una exigencia mayor a la que hemos tenido que ponerle mucho...”.

La espectativa de las jóvenes, y de todo el colectivo del CFNC está en que el público aprecie con agrado la propuesta que llevarán con Iyare Mi, coreografía que iniciará las tres noches de fin de temporada en el Teatro Mella, para dar paso a Oriki a Obatalá y En mi patio, reposiciones que desde el pasado fin de semana llegan al popular escenario de la calle Línea.