viernes, 19 de mayo de 2017

Los Papines rumbean a su manera




La EGREM presenta CD Rumbeando a mi manera
La agrupación rumbera Los Papines son los protagonistas del álbum Rumbeando a mi manera, su más reciente producción discográfica que llegó a la edición XXI de la Feria Internacional Cubadisco de la mano del sello discográfico EGREM, representante de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales.

Dos CDs de doce temas cada uno conforman el álbum: uno que compila temas antológicos de la primera generación de la familia musical Abreu, unidos en 1963 con el nombre que los identifica en el mundo como embajadores de la cultura cubana y otro que recoge las proyecciones sonoras de la nueva generación.

A la música la acompaña, a modo de complemento, el libro Los Papines, rumberos de ley, volumen que recoge el resultado de investigaciones sobre momentos significativos en  la historia de la agrupación, comentarios de especialistas y criterios de la prensa, al tiempo que lo ilustras imágenes en las que aparecen los iniciadores y sus actuales miembros en diferentes espacios de Cuba y el mundo.

Un trío de intelectuales y estudiosos de la música de Los Papines han logrado resumir, en apenas una veintena de páginas, la rica historia de la legendaria agrupación, distinguida entre las iniciadoras en el trabajo con la EGREM, concibiendo la mayoría de sus fonogramas en los estudios de la Casa Discográfica más antigua del país, con 53 años de fundada.

Coincidiendo con el octavo aniversario del fallecimiento de Ricardo Abreu (Papín), el material fue presentado a la prensa en el Salón de Mayo del habanero Pabellón Cuba, con la presencia de miembros del formato musical.

Con la percusionista Yuliet Abreu, conocida en el entorno musical como La Papina, dialogamos luego de la presentación, para conocer detalles.

La Rumba, al igual que los géneros musicales tradicionales cubanos ha experimentado modificaciones en sus sonoridades, y la familia Abreu no escapa a esa realidad, en relación con el tema la también vocalista comentó:

“De alguna forma está presente en este volumen la nueva manera de hacer la Rumba, ejemplo de ello es el tema Quitibámbara, esa es una versión muy actual que tiene elementos de reggaetón mezclado con las sonoridades de la Rumba.

Pero nos interesa mucho dejar claro que, como dice el primer tema, “Los Papines tienen algo diferente”, aunque vamos con lo que sucede en la actualidad con la música cubana, tenemos nuestro sello y lo mantenemos en el trabajo cotidiano.

El material presentado incluye una versión al tema Nostalgia, sobre lo que la entrevistada puntualizó: “…el tema responde a una idea de mi padre (Jesús), quien tuvo como motivación un programa televisivo donde pusieron el tema y nos sugirió hacer un trabajo en el que se imbricaran el tema original protagonizado por mi tío Papín a dúo conmigo y con nuestra ejecución rumbera.

Para mí fue muy difícil porque Papín tenía una manera muy peculiar de cantar, pero lo estudié y al final lo hicimos…”

Especial es para la familia el 19 de mayo, sobre ese particular Yuliet Abreu comentó: “Presentar este trabajo hoy es algo importante, el creador de Los Papines, (mi tío Ricardo) falleció un día como hoy hace ocho años, y esta es la manera de reverenciar su memoria.

A él debemos todo el éxito que hemos logrado a lo largo de los años, por lo que siempre seremos miembros de la familia quienes integremos este grupo de rumba…”.



Recibe Juanito Camacho Distinción por la Cultura Cubana



El reconocido director de programas musicales Juan Manuel Camacho Moreira, reverenciado por conocedores como la voz del rock en Cuba, recibió de manos de Abel Prieto Jiménez, Ministro de Cultura en la Isla la Distinción por la Cultura Cubana, la más alta que otorga la institución a creadores, artistas  y especialistas con una marcada presencia en el  quehacer artístico del país.
 
Para orgullo del colectivo de la Emisora Radio Ciudad de La Habana, el conocido Juanito Camacho, conductor, director y guionista de los programas Disco Ciudad, Jazz PM y Terapia  destaca por sus conocimientos sobre el rock, su amplia variedad genérica y los acontecimientos más relevantes que lo rodean.

Esos fueron de los motivos para la alta distinción, sobre la cual dialogamos en el acto de imposición.

Aunque es una pregunta muy escuchada, quisiéramos saber qué significa para usted la distinción.

Significa mucho, creo que se ha trabajado asiduamente con una seriedad tremenda, lejos de ser una rutina ha sido una labor de am or, de placer y constancia durante mucho tiempo.

Cuando llegan estos momentos es como si uno no se lo esperase, hay muchos otros compañeros que esperaban y merecen esta distinción, lo digo sin límites entre quienes sí y quiénes no, sencillamente me localizaron y no puedo negar la alegría que siento.

Ha sido una larga jornada de muchos años, pero todavía estamos y estaremos trabajando.

¿Qué nuevos desafíos trae aparejado este reconocimiento?

Seguir igual y mejor, no decaer ni un ápice y seguir en la esfera que siempre me ha tocado y he defendido.

Un mensaje para quienes admiran su trabajo.

Mucho amor, mucho cariño, salud suerte y sobre todo poner el corazón en la tarea que les toque, desempeñarla sin pensar en lo que viene, sino en el presente con todo el amor necesario para que se logre con calidad.


miércoles, 17 de mayo de 2017

Cubadisco 2017 en el Pabellón Cuba


Desde esta mañana y hasta el 21 de mayo el habanero Pabellón Cuba acoge actividades de la XXI Feria Internacional Cubadisco que por estos días se celebra en la capital cubana.
 
A partir de las diez de la mañana cada jornada en el recinto ferial de 23 y N estará plagada de interesantes sugerencias provenientes de las Casas Discográficas, las Empresas comercializadoras de la música y los espectáculos y el Instituto Cubano de la Música, fundamentalmente aunque los visitantes también pueden encontrar sugerencias de otras entidades del sector artístico.

El pasillo central del Pabellón Cuba, devenido en la Galería El Túnel resguarda una exposición sobre Sindo Garay y la trova, presentada por el Museo de la Música en correspondencia con la principal motivación para la presente edición de la fiesta del disco en Cuba: La trova cubana.

Presentaciones y ventas de discos editados por los sellos EGREM, Bis Music, Colibrí y Abdala, así como la venta de instrumentos musicales producidos por la fábrica Fernando Ortiz, a módicos precios y en moneda nacional son los principales atractivos de la Feria.

Para el escenario central del Pabellón Cuba se prevé cada día a las once de la mañana un concierto de música tradicional, a las tres de la tarde en La Pérgola jóvenes cultores de la música alternativa encontrarán un espacio para presentar su arte al público y a las seis de la tarde en el Escenario Central se anuncia un concierto de fin con el que finalizará cada jornada.

lunes, 15 de mayo de 2017

Temporada de lujo para un aniversario



 Contra viento y marea el Conjunto Folklórico Nacional de Cuba (CFNC) celebró su temporada por el Aniversario 55 de su fundación, el pasado fin de semana en el capitalino Teatro Mella.
 
Entre el cuatro y el catorce de mayo, viernes, sábados y domingos la Compañía que dirige el maestro Manolo Micler (Premio Nacional de Danza 2017) presentó al público sus respetos en espectáculos caracterizados por el colorido, la alegría y la calidad interpretativa.

Como parte de la temporada vieron la luz dos estrenos En mi patio, creación del binomio Manolo Micler-Leiván García (joven bailarín y coreógrafo de la Compañía). Espectáculo que transita por diversos géneros musicales y danzarios cubanos, desde los más raigales hasta los actuales: Cantos y bailes que evocan ritos de origen lucumí, sones, pregones, boleros, rumbas (yambú, guaguancó y columbia), llegando al casino y la conga. También se muestran escenas de teatro costumbrista que enriquecen la exposición del tema.

En mi patio rememora, de igual manera, a otros creadores que incursionaron en esta temática pletórica de cubanía: Alberto Alonso y Caridad Chao (Conjunto Folklórico Nacional, 1966), entre otros coreógrafos.

Yansa, coreografía del joven Yandro Calderón,  inspirada en danzas de origen Yorubá y dedicadas a Oyá (orisha guerrera, dueña del viento y la centella), fue el otro estreno mundial.

Otras propuestas escénicas llegadas al proscenio del emblemático Teatro fueron la reposición de Ave María la Rumba, regalo del coreógrafo Francisco (Pancho)  González,  Dahomeñó, coreografía de Manolo Micler y Danzón Barroco creación coreográfica de Santiago Alfonso llevada a la escena por Manolo Micler.

La primera semana acompañó al CFNC la agrupación músico-danzaria Ekobios, llegada de Colombia con una exquisita propuesta tradicional en la que se recrearon sus bailes, cantos y ritmos ancestrales provenientes de sus costas del Pacífico, Atlántica y Caribeña, al unísono del colorido de los vestuarios.

Cumbia, Congo, Garabato, Bullerengue y un atractivo homenaje titulado “Comparsa Fantasía africana” dedicada a la orisha Oshún conformaron el programa que a modo de regalo agasajó el onomástico. 

Mención especial merece la música ejecutada en vivo por los ocho instrumentistas de la Compañía quienes con Guillermo López a la cabeza mostraron destreza, maestría y conocimiento en la ejecución de los ritmos ancestrales, acompañados de los cantantes Ariel García, Alejandro Moreira y Dabney Díaz, quien se creció en la interpretación.

Cada toque llegó en el momento preciso, con la intensidad necesaria y con la fuerza debida, para motivar a los bailarines en sus danzas y al público en el disfrute.

De manera significativa la música del Dahomey, los toques a Oyá y la de En mi patio fueron recepcionadas de manera especial, como resultado de la identificación de los percusionistas que previamente preparados se involucraron.   

Una excelente acogida de público acompañó en cada función a la emblemática institución que se presentara por primera vez el siete de mayo de 1952 en ese mismo espacio y a la cual han pertenecido glorias de la cultura popular y tradicional cubana como Lázaro Ros, Rogelio Martínez Furé, Silvina Fabars y Zenaida Armenteros, por solo citar algunas.

Aunque susceptible de mejoría, como toda obra humana, la Temporada del Conjunto Folklórico Nacional de Cuba por sus 55 años fue un momento para tomarle la temperatura a la tradición músico-danzaria de una Compañía que Fundada a principios de 1962 por el folklorista cubano Rogelio Martínez Furé y el coreógrafo mexicano Rodolfo Reyes Cortés, ha cumplido con su propósito de Contribuir al recate y revitalización de las tradiciones danzarias y musicales de esta Isla.

En ella se puso de manifiesto la debida selección de las obras de mayor valor artístico para organizarlas de acuerdo con las más modernas exigencias teatrales, aunque sin traicionar su esencia popular y manteniendo el desarrollado un estilo de arte folklórico teatral de gran efectividad escénica y estética, que refleja las diversas tradiciones culturales cubanas tanto de origen europeo (hispánicas o francesas) Como de antecedentes africanos (Yorubá, Congo, Carabalí, Arara) o llegadas a Cuba de otras islas caribeñas.

Durante más de 80 giras internacionales por más de 45 países de América, Europa, África y Asia, algunos de los más importantes escenarios del mundo han acogido con beneplácito sus actuaciones y los públicos más disímiles han ovacionado, en decenas de lenguas, el arte profundamente nacional de esta prestigiosa compañía danzaria.

Países visitados: España, Francia, Italia, Inglaterra, Bélgica, Alemania, Austria, Suiza, Holanda, Grecia, Finlandia, Rusia, Hungría, Bulgaria, Checoslovaquia, Polonia, Rumania, Yugoslavia, Estados Unidos, Canadá, Jamaica, Barbados, Republica Dominicana, Guyana, Belice, Martinica, Guadalupe, Aruba, México, Colombia, Nicaragua, Venezuela, Brasil, Ecuador, Perú, Argelia, Ghana, Angola, Mozambique, Zambia, Irak, China, Corea, Japón, Chile y Trinidad y Tobago.



Jóvenes soneros obtienen Premio Cubadisco

Los jóvenes Yandy Alejandro Chang Pérez, Dayron Rodríguez y Fabián Reyes (percusión), Álvaro Martínez (trompeta), Inima Colón (tres), Pablo Jústiz (bajo) y Alfonso Moret (voz) son los protagonistas del CD Escuela de Soneros, volumen del Septeto Habanero que licenciado con la Casa Discográfica Colibrí se alzara con el Premio Cubadisco en la categoría Raíces soneras y campesinas.
 
El volumen lo integran trece temas hilvanados de manera coherente y en ascenso, constituyendo otra  aproximación del nonagenario formato musical, a  la diversidad genérica de la muisca popular bailable cubana representada en guarachas, congas, boleros, y sone.

Títulos que han hecho historia en los 96 años del Habanero como Homenaje al Habanero de Menelao Cabeza, El son afincao  de Silvio Lozano, El guaguancó del Típico de Manuel Furé, Cómo está Miguel de Felipe Neri, Guaracha callejera de Jaime Gracián y ¡Ay negra! de Juan Antonio Jústiz recuperan lozanía ahora con la presencia de los talentosos nuevos soneros.

La historia de la música cubana está  plagada de glorias en todos los géneros y estilos y el Septeto Habanero es una de las estrellas que llenan un cielo pletórico de grandes y buenos músicos.

Esta emblemática institución fundada en 1920 ha tenido, desde sus inicios, la premisa de ser escuela para la formación de jóvenes en la interpretación del Son, convirtiéndose en el lugar escogido por grandes del pentagrama nacional y esa es una de las características que aún la distingue.

Abelardo Barroso, Félix Chappottín, Pedro Ibáñez, Laito Sureda, Vicentico Valdés y muchas otros virtuosos de la música tradicional cubana iniciaron una prolífera carrera artística en el Habanero, lo que llega hasta nuestros días con la participación de jóvenes que con excelentes cualidades musicales hoy incursionan en lo más genuino de las melodías que identifican a este Isla.

Singularidades sonoras y personalidad tímbrica propias caracterizan al Septeto, cualidades a las que se unen el respeto por los valores tradicionales del Son cubano y que en suma lo convierten en el más legítimo exponente del género y destacado defensor de la música tradicional de este Archipiélago, rasgos distintivos que ahora también son custodiados por los nuevos músicos reunidos en Escuela de Soneros.

En Portugal por la venta de más de tres mil copias del CD “Habana 99” , el Habanero se alzó con un Disco de Oro, Huésped Ilustre de la Ciudad de Colombia, en el 2001, nominado al Grammy Latino en el 2010 y muchos otros méritos hacen del Septeto Habanero una de las glorias de la cultura cubana, ahora también reconocida con el Premio Cubadisco 2017.
  
Su influencia en otros grandes de la cultura nacional se demuestra con ejemplos como el de Nicolás Guillén, destacada figura de las letras cubanas quien  escribiera: “Sin embargo, el Son (o sones) que influyeron en mi fueron los del Septeto Habanero, como he dicho antes, en mi juventud, hacia fines de los años 20”